Bloodborne, aventura oscura no apta para personas con hemofilia

Bloodborne, aventura oscura no apta para personas con hemofilia

A estas alturas no es noticia para nadie que Bloodborne, el juego primo-hermano de Dark Souls, es un éxito. Uno de los exclusivos más potentes de PlayStation 4 junto con títulos consolidados en la industria como Uncharted o God of War (del que posiblemente traeremos análisis, atentos) y otros de reciente aparición pero gran impacto como Horizon: Zero Dawn (seguramente de este haya alguna cosita también).

Con ocasión de su reciente paso por el PlayStation Plus y, principalmente, la cercana llegada a la última generación del Dark Souls 1, hemos querido analizar este juego poniéndolo en comparativa con la saga Dark Souls. Podría decirse que vamos a fabricar nuestra particular From Software Civil War (pido disculpas de antemano por el humor apaleable, y también aviso que habrá más).

El contenido de este análisis estará dividido en dos grandes bloques, siendo estos el análisis del juego y la comparativa entre ambos (donde tendremos al ganador del enfrentamiento). Ahora, entremos en materia. No hablaremos de la historia, ya que no queremos ser los responsables de spoilear nada a nadie (que no queramos liarla con el lore complejo y las teorías que andan por la red también influye).

Estilo y mecánicas nuevas con otras antiguas

Estamos ante un juego que supone un cambio respecto a lo que estamos acostumbrados. En el resto de juegos de la saga Souls tenías tus escudos y armaduras tochísimas, como la de un amable señor llamado Havell; pero aquí te dan una pistola y un hacha y te dejan listo para ser pasto de los ciudadanos de Yharnam.

Sistema de recuperación de vida

En los primeros compases del juego, lo que más me llamó la atención fue la agresividad de los enemigos y la agresividad que el juego me exigía. El primer punto vamos a dejarlo a parte porque, evidentemente depende de cada enemigo, pero el segundo es algo indiscutible. La mecánica fundamental en todas las peleas del juego potencia tu agresividad: a falta de nombre oficial, llamémosle ´´sangre residual“ Esta mecánica, por si no jugasteis o no sabeis a que me refiero, se trata de que en cada golpe que te asestan en Bloodborne te bajará la vida, pero habrá un determinado porcentaje de la misma que podrás recuperar si consigues golpear a tu rival. Se puede decir sin miedo a equivocarnos que se basa en el dicho popular de ´´si te pegan, pega más fuerte“. Esto aumenta en gran medida la posibilidad de que algún jugador decida arriesgar un golpe para recuperar vida, mientras en otros títulos ni entrará a valorar tal opción por no obtener beneficio; se premia el asumir riesgos.

Esta mecánica se ve muy reforzada por el hecho de que, separándose de los Souls, las pociones (en este caso, viales de sangre) no se recuperan al llegar a los puntos de control (lámparas) a menos que vuelvas al Sueño del Cazador y tengas algunos de estos consumibles acumulados. Si mezclas el sistema de recuperar vida anterior con el hecho de tener pociones limitadas, en muchas ocasiones sale rentable pegar ese golpe que te deja vulnerable pero te devuelve vida y no gastar un vial.

Atuendos sin peso y el papel secreto de la lucidez

Los atuendos son otro punto que cambia en Bloodborne. Como en gran cantidad de juegos, tienes que estar atentos a distintos tipos de resistencias y fuentes de daño, pero la diferencia que aún a veces no termino de asimilar es que en este título no existe la variable del peso. Por algunos foros cuyo nombre quedará para mí criticaban esta medida por considerar que rompe demasiado con los Souls, pero recordemos que este juego no es un Souls y si fuera igual sería criticado por ello.
Viendo los atuendos considero que es una medida correcta, ya que no hay ningún conjunto claramente mejor al resto que deba tener una limitación como un peso superior y que todos, estéticamente hablando, son de apariencia más bien similar y ligera (no hay justificación visual para subir uno de peso). No hay una diferencia gráfica clara como puede darse entre la Armadura de Havell (sí, me gusta este personaje) y una túnica de hechicero cualquiera. En las siguientes imágenes se puede apreciar la diferencia: las dos últimas son de Dark Souls 3 y se aprecia una clara diferencia entre una armadura y otra, mientras las dos primeras de Bloodborne se aprecian diferencias pero puramente estéticas (vamos, que ambas son tela sin más historias).

Otra mecánica interesante es la lucidez, que sirve para ver ´´la verdad“. Hemos dicho que nada de spoilers, así que os tocará jugar para descubrir que es ´´la verdad“ y ver como afecta la lucidez a la partida (si os dijéramos aquí que ocurre perdería el chiste y eso no lo quiere nadie, verdad?). Solo diré que me gusto más de lo que pensé que me gustaría.

Sistema de combate: armas con truco, contras y demás

Volviendo al combate y a modo de cierre, falta hablar de las armas con truco, los contraataques y los ecos tras morir.

El arma a una mano consiste en la espada y a dos manos se une la funda a la espada, pasando a tratarse el arma de un espadón

Espada Sagrada de Ludwig

Las armas con truco se resumen de forma sencilla en que cada arma tiene 2 modos, uno ágil y menor daño y otro a dos manos (generalmente) y mayor daño, cambiando también el aspecto visual del arma. La principal diferencia entre uno u otro, aparte de lo ya dicho, es que en el modo ´´dos manos“ no tienes la posibilidad de contraatacar (creo recordar que unicamente la Tonitrus y la Rueda de Logarius puede contraatacar). En otros títulos, si existía la posibilidad de cambiar de modo el arma, se trataba de un simple aumento de daño y, en algunos casos, cambio en el set de movimientos. En este caso cambia el daño, el set de movimientos, la apariencia y la posibilidad de hacer contras (también las interrupción de ataques enemigos se ve afectada, pero dejaremos que eso lo veáis vosotros ya que varía según el arma en cuestión).

El contraataque estamos acostumbrados a que sea una acción hecha con un objeto o acto defensivo, como una esquiva en el último momento o un rechace de un escudo. From Software reinterpretó el concepto y decidió que no tenía porque ser así, haciendo que para hacer un contraataque sea necesario disparar en arma de fuego en el momento justo del ataque rival para dejarlo aturdido y abierto a un ataque visceral. Contra determinados enemigos no es necesario ni recomendable, pero a pesar de no ser un usuario habitual de esta acción reconozco que es una posibilidad genial y muy efectiva (os invito a hacerlos si tenéis paciencia y skills, cualidades de las que carezco).

Ejemplo de ataque visceral tras contraataque – mola mucho chavales, si esto no os motiva a aprenderlo yo ya no sé…

Las esquivas son las comunes a todos los Souls, rodadas hacia cualquier dirección o, en caso de tener marcado a un enemigo, un rápido movimiento lateral. El cambio que personalmente noté (corregidme si me equivoco en los comentarios) es que éstas gastan bastante menos energía que en Dark Souls, lo que puede deberse a este sistema de combate sin escudos y mayor incentivo por ataque.

En cuanto a los ecos de sangre, lo que viene siendo la moneda general del juego, poco hay que decir. Como el juego es poco exigente y hay lámparas cada 3 metros (nótese la ironía), a los desarrolladores les pareció una idea genial que, cuando mueras, tu dinero que has ganado con el sudor de la frente quede tirado en el suelo. Pero este juego va un paso más allá y esto es solo una posibilidad. La otra y más habitual es que algún enemigo se los ´´coma“ y debas derrotarlo para recuperar tu querido dinero. Demasiado castigo para nuestras mentes inocentes y frágiles.

¿Hamburguesa o Pizza? ¿Series o Películas? ¿Bloodborne o Dark Souls? Dudas existenciales más habituales

Como en todo en esta vida os encontrareis con personas que son fanáticos de algo y ese algo es mejor que cualquier cosa. En este caso, como fanático de ambos títulos, os digo que para gustos los colores y que cada juego tiene puntos mejor que el otro. Para evitar malos entendidos y facilitar la exposición, dejaré a continuación una lista que contiene los 3 aspectos que considero que son mejores en Bloodborne y los que son mejores en los Souls. Aclarar además que esto no es una verdad absoluta, solo mi opinión y que estoy abierto a cambios.

  • Aspectos mejores en Bloodborne:
  1. Aspecto gráfico y lore. Sin desmerecer para nada a los Souls, Bloodborne es un espectáculo gráfico y el lore, aunque de momento es más reducido, me parece más interesante. En general considero que el estilo Bloodborne es mejor.
  2. Diseño de niveles y variedad de escenarios. Bloodborne es un juego que comienzas en una ciudad, pasas por un bosque, sigues por edificios lectivos y pesadillas y acabas en el lugar más inesperado. Esos giros y la forma de individualizar cada una de las zonas del juego me parece genial e hizo que el juego en ningún momento me pareciera monótono. Quizás los Souls en ese sentido se me hacen un poco más pesados.

  3. Sistema de combate. A pesar de compartir muchos aspectos como las esquivas, los ataques y las magias, las incorporaciones que hace Bloodborne como eliminar el escudo (hay 2 en el juego, pero es casi anecdótico. El juego no está pensado para usarlos), el sistema de contraataque, la recuperación de vida, los modos de las armas… hacen que sea un juego mucho más ágil y entretenido a la malvada forma de Miyazaki y su equipo.

  • Aspectos mejores en Dark Souls:
  1. Posibilidades de personalización. Si algo me falto en Bloodborne fue la profundidad en el sistema de rol de los Souls. Es bastante pequeña la ventana de posibilidades respecto a sus hermanos de From Software y eso siempre es peor para el jugador.

  2. Duración del juego. Dark Souls tiene una gran cantidad de contenido, no solo por mayor número de npc´s y zonas, sino porque esas mismas zonas son más largas. Bloodborne, aún siendo de una gran calidad, es un juego más pequeño que los Souls.

  3. Cantidad de atuendos, magias y armas. Es algo puramente cuantitativo que Bloodborne tiene muchas menos armas, objetos mágicos y atuendos que un Souls, lo que conlleva pérdida de personalización para los jugadores. Esto se ve potenciado por el primer punto, pero quizás la diferencia es necesario notable como para dejarla unida a dicho punto.

El resultado o síntesis que puedo sacar de esta comparativa personal es que Bloodborne se trata de un mejor juego que los Souls, pero más corto en duración y menos profundo en aspectos que considero bastante importante. Por este motivo, voy a seguir disfrutando de ambos títulos sin dictar sentencia.

¿Vosotros que pensáis? ¿Añadiríais/eliminaríais algo? ¿Esperáis con ganas el Dark Souls Remastered? ¿O esperáis más el anuncio de un Bloodborne 2? Dejadlo por los comentarios si quereis, junto con sugerencias de nuevos análisis o artículos que os interesen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies