Cuphead

Cuphead

Cuphead

Cuphead es un magnífico plataformas en el que ayudaremos a Cuphead y a su hermano Mugman a recolectar las almas de los deudores del mismísimo diablo para salvar sus propias vidas.Hasta ahí todo normal, pero lo maravilloso de este juego no es su estética años 30, ni su música o efectos de sonido hechos al más puro estilo de radionovela clásica. Ni siquiera que las animaciones estén dibujadas, y no generadas por ordenador, lo que le da ese toque casi mágico. Lo mejor de todo es que es un juego Indie, completamente independiente. Eso y que se puede decir que redefine el concepto de dificultad.

La historia del desarrollo de Cuphead es ya bastante conocida, pero hagamos un resumen breve: los hermanos Chad y Jared Moldenhauer se propusieron sacar adelante este proyecto, comenzando desde sus casas, sacando tiempo de su día a día. Tras una temporada decidieron hipotecar sus casas para terminarlo, jugándoselo así todo a una carta, fundando su propio estudio, StudioMDHR. Son a día de hoy, ejemplos vivientes del proverbio “quien no arriesga no gana”.

Reinventarse o morir

Decir que Cuphead redefine el concepto de dificultad igual es apuntar demasiado alto, pero hay que admitir que por una vez se agradece que la dificultad venga dada por la habilidad y no por el farmeo de equipo.

Cuphead es un plataformas, un plataformas difícil. Es su maldición y su virtud, atrae por su estética sin igual y su dificultad a partes iguales, dejando así una mayor sensación de satisfacción tras una victoria. Pero una sensación familiar para los que ya empezamos a peinar canas. Porque, los que pasamos las tardes de niñez y juventud en las recreativas recordaremos esos niveles casi imposibles de Rayman, esos enemigos inhumanos en Metal Slug. En definitiva, el sabor a arcade, a hacernos sufrir. A recordarnos que no se regala nada en esta vida. Y un soplo de aire fresco, porque nos tienen acostumbrados a facilitar las cosas con micropagos, pero Cuphead nos recuerda esa era en la que, para desbloquear a un personaje había que cumplir unos requisitos y no todos lo conseguíamos.

Claro que las nuevas generaciones no han conocido eso, pero gracias a Cuphead empezarán a entender lo que significa difícil pero hermoso, como ya hizo antes la saga Souls, pero ya hablaremos de esta en otra ocasión.

En definitiva, una novedad con sabor añejo, de la mano de unos soñadores independientes, dándole así una soberana bofetada a una industria saturada por reboots, remakes y sagas interminables año tras año. Si quieres probar algo nuevo pero familiar, podrás disfrutar Cuphead en Pc, PS4 y XBOX One.

Se despide Niberobey, y casi pacto con el diablo para terminarme Cuphead.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies