Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2

“Este mundo abierto no es lo suficientemente grande para los dos”. Duelos a media tarde, a media mañana, a media noche. O a cualquier hora, maldita sea. Cazar animales salvajes, buscar forajidos, asaltar diligencias, domar tu propio caballo, ayudar a un transeúnte varado en el camino, o caer en una emboscada provocada por ese transeúnte.

Todo esto y mucho más nos traía Red Dead Redemption. Toda la esencia del Far west para disfrutarlo una y otra vez. Un mundo abierto, salvaje y hostil cuidado hasta el más mínimo detalle. Rockstar Games tiene mucha experiencia en juegos abiertos donde no sólo nos permite vivir experiencias, si no que nos regala la libertad de acción en sus mundos. Lo ha hecho tremendamente bien en sus GTA, depurándolos y añadiendo detalles y en Red Dead Redemption se marcó una obra maestra, tanto a nivel jugable como a nivel visual.

Red Dead Redemption 2

Y lo disfrutamos, y lo jugamos hasta la saciedad. Incluso hubo quien borró su partida para volver a disfrutarlo como el primer día. Y tras años añorando esas sensaciones, nos dan la noticia: Red Dead Redemption 2 está en camino. Y ya nada volverá a ser lo mismo.

He vuelto a la ciudad vaquero

Volveremos a empacharnos de las películas de Sergio Leone, a retarnos a nosotros mismos a un duelo cada vez que crucemos frente al espejo, a dispararle cartuchos de goma al gato pensando que esta vez el puma no nos pillará desprevenidos. Avisaremos a la banda, para que estén preparados, porque dentro de muy poco podremos volver a esos tiroteos en la garganta del Diablo con la banda rival.

Toca esperar, aunque no sea mucho, se rumorea que en 2018 lo tendremos disponible en PS4 y X-BOX One. El dedo ya empieza a moverse con su tic nervioso, típico antes de un duelo, calentándose para lo que le espera. Miramos al frente si apenas alzar la mirada, mirando bajo nuestro sombrero. Oímos en nuestra cabeza esa melodía de armónica que nos evoca al más salvaje oeste, donde o sales curtido o te rompes sin remedio.
Soy Niberobey, y una vez maté al caballo inmortal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies